Decir no

7 tips para decir "No



¿Alguna vez has dicho “Sí” cuando en realidad querías decir “No”? ¿En qué escenario? ¿Con qué personas?

A mí sí me ha pasado y he estado trabajando en aprender a decir “No” cuando eso es lo que realmente quiero y necesito. Es por esto que quiero compartirte algunas cosas que me han ayudado en este proceso. Pero antes, vamos a ver algunas cosas que te pueden ayudar a identificar por qué te ocurre esto


¿Por qué decimos “Sí”?


Puede parecer el camino más fácil acceder a todo lo que nos piden, por no tener conflictos, por no tener problemas, por no enfrentar a la otra persona (amablemente), y muchos motivos más.

Puede ser que decimos “Sí” porque al decir “No” nos parece que somos egoístas, o que no estamos cumpliendo con las expectativas que otras personas pusieron en nosotros.

Los motivos para sentirnos así pueden estar relacionados principalmente con la influencia que ejercen otros sobre nuestra vida y/o con un problema de autoestima. Podemos ceder ante los demás sin límite; podemos tener temor a quedarnos solos y sentir que si decimos "No" entonces esto sucederá. Otro motivo puede ser el querer recibir la aprobación de los demás. 

Pero la consecuencia de no tener un límite asertivo es terminar rebasando constantemente la línea del respeto a nosotros mismos. Decir “Sí” nos hará sentir bien aparentemente, aunque al final realmente no sucede, ya que podemos sentirnos abrumados, preocupados, sin tiempo o incluso dejar a un lado lo que realmente era importante para nosotros. Y a la larga puede ser un verdadero problema para nosotros mismos.

Decir que "No" cuando las circunstancias lo ameritan, es hacer lo que deseamos y no lo que alguien más demanda.

La realidad es que decir "No", es respetarnos a nosotros mismos, nuestro tiempo o espacio, o incluso nuestros gustos; porque en muchas ocasiones terminamos haciendo algo que los demás esperaban, pero que no queríamos realmente hacer.

El atruísmo o buena voluntad no tiene nada que ver con esto. En ocasiones puede haber un sentimiento de querer ayudar, apoyar, dar a los demás, pero siempre y cuando no se comprometa nuestra seguridad, tiempo que ya disponíamos para algo más que es importante o dejar de cubrir nuestras necesidades básicas (por ejemplo, comer). En algunas ocasiones sentimos que si decimos que no, entonces no somos buenas personas.

Es posible que encontremos que alguien no está de acuerdo con nuestra respuesta, es posible que alguien se moleste, no entienda, no le guste; pero al final, es saludable cuando sabemos que eso es lo que deseamos hacer.


Tips para decir “No” de vez en cuando


  • Identifica el problema que te lleva a decir que "Sí". Reflexiona sobre las ocasiones anteriores en donde te viste "forzado" a decir que sí...¿Con quién fue?¿Bajo qué circunstancias? ¿Qué te pasó por la mente al decir "Sí"?

  • Piensa en qué pasaría si la siguiente vez dijeras "No". Imagina la escena, imagina qué diría la otra persona y qué sentirías tú. Cuando lo imaginas de antemano, puedes estar mejor preparado para el momento.

  • Piensa si deseas la aprobación de los demás. Si es así, entonces es importante saber por qué. La primera aprobación que debes buscar es la tuya. Imagina lo que sucederá si dices que sí y después descubres que tenías razón de querer haber dicho que no, vas a quedar mal contigo mismo por no haber respetado tu tiempo, espacio y gusto. Después de todo, con seguridad, la única persona con la que estarás toda tu vida, es contigo mismo.

  • Actúa con cortesía. Decir "No", no debe ser igual a ser descortés, puedes ser cortés, directo y honesto para dar el motivo por el que no puedes hacer lo que el otro desea. Entonces la otra persona, tendría que entenderlo, de lo contrario, tendrías que revisar el tipo de relación que tienes.

  • No te sientas mal. Es posible que tu nivel de exigencia contigo mismo sea alto, así que te niegas rotundamente a quedar mal con alguien o algo, porque pensarás que eres egoísta o que estás fallando... ¡No eres egoísta! Sólo estás acomodando tus prioridades.

  • Piensa en las cosas que te gusta hacer y prioriza. No es que seas egoísta, sino que es necesario tener tiempo para uno mismo para después dar nuestro 100% a los demás, de lo contrario, puedes sentirte frustrado e inconforme.

  • Piensa antes de contestar. Piensa en las opciones que tienes antes de contestar. A veces por emoción contestamos que “Sí” a algo, y después descubrimos que no era lo mejor. Es preferible decir “déjame pensar”. Tal vez lleguen a un acuerdo, punto medio u otra solución que sea favorable para ambas partes. 


No es fácil decir "No"... pero es más difícil decir "Si" cuando no quieres.


Tu amiga, Liliana.

No hay comentarios.: