10 Tips para actuar con asertividad


En esta ocasión te voy a compartir algunos puntos importantes sobre asertividad. 


Se habla de asertividad cuando podemos conocer y defender nuestro punto de vista ante cualquier persona, comunicándonos de manera respetuosa y considerada


Existen dos tipos de falta de asertividad: La pasividad y la agresividad.


Pasividad

La pasividad, es cuando una persona no expresa sus deseos o no sabe decir "No", por timidez, miedo o por "el qué dirán".

Las consecuencias de este estilo de personalidad incluyen:

  • No seguir nuestros propios deseos, vivir para los demás y descuidar nuestras necesidades.
  • Estallar repentinamente al cansarnos de decir "sí" a todo. De esta manera, las personas que la rodean, no saben lo que está sucediendo y de pronto se encuentran con un problema.
  • Acceder a cosas potencialmente peligrosas para nosotros.


Agresividad

Por otra parte, la agresividad que es el típico caso de la persona que dice "Así soy yo, directa y sin pelos en la lengua", sin embargo, es posible que esté lastimando a más de uno por la forma cómo lo dice. Las consecuencias en este estilo son, por ejemplo:

  • Dificultad para relacionarse
  • Conflictos y peleas constantes
  • Pérdida de relaciones, inclusive relaciones importantes



Tips para ser asertivo

Aunque en esto puede influir personalidad, definitivamente hay un peso mayor en lo que hemos aprendido. Así que podemos cambiar y controlarnos, no podemos quedarnos de brazos cruzados si el no ser asertivos, nos ha traído problemas, entonces ¿cómo podemos hacerle?

Para empezar, si tenemos la responsabilidad de educar y guiar a otros (hijos, sobrinos, alumnos, etc.) entonces, es algo que se puede ir desarrollando en ellos desde temprana edad y nosotros podemos guiarlos. Por ejemplo, si visitan a un amigo y la mamá de su amigo les da algo que no les gusta, yo recuerdo que he escuchado más de una vez que los papás le dicen al niño "te lo tienes que comer porque estás en casa ajena", sin embargo, podríamos enseñarles a decir educadamente que no quiere comer eso, y si es posible comer otra cosa. ¿Por qué es esto? porque aprenden a respetar sus deseos o gustos y no a ceder por presión o pena. Si lo traducimos a cosas más importantes, entonces es posible que se enfrenten a tener que decir que no cuando les ofrecen drogas, alcohol o cigarro y que no ceda ante la presión de los amigos y terminen diciendo que sí. 


Y entonces, ¿cómo podemos comenzar a ser asertivos?


Pasivo

  • Reconoce que tienes un problema al no decir o defender lo que deseas. Si no lo reconoces, no puedes empezar a trabajar en ello.
  • Piensa en ejemplos que te han provocado malestar por no haber dicho lo que piensas y piensa qué hubiera ocurrido si lo hubieras dicho.
  • Analiza el por qué de esta situación, es decir, ¿por qué lo haces? ¿Por complacer a los demás para tener su cariño? ¿Por inseguridad? Escríbelo para poder reconocerlo de una mejor manera.
  • Imagina una situación en donde tienes que decir que "No" y cómo te sentirás al decir de todas formas "Si" y cómo te sentirías si dices "No". 
  • Cuando te vuelvas a enfrentar a una situación así, si es posible, toma unos minutos para meditar TU deseo, no el de los demás y piensa qué te hace sentir mejor a ti. Más vale decir "déjame pensarlo" y no decir "Si" sin quererlo. 


Agresivo

  • Igual que en el pasivo, el primer paso es reconocer que tienes un problema para poder trabajar. 
  • Piensa en las situaciones en las que has sido agresivo al decir lo que piensas, y la otra persona (o personas) te lo han señalado ¿te lo han dicho? ¿cuántas veces? ¿cuántas personas? ¿quiénes? ¿piensas que te lo han dicho para molestarte o porque les importas? No se trata de dejar de decir lo que piensas, sino de cuidar el respeto hacia los demás y el momento. Por ejemplo, llamarle la atención a alguien (hijo, trabajador, etc.) en público no es asertivo, es mejor hacerlo en privado. 
  • Analiza qué ocurriría si guardas tu comentario hasta que pienses bien lo que quieres decir o buscas el momento adecuado. No vas a perder autoridad, ni te vas a volver vulnerable si haces esto, al contrario, tal vez las personas a tu alrededor se empiecen a sorprender positivamente de tu cambio. 
  • Piensa que las palabras que dices tienen poder, poder para destruir o edificar tanto a ti mismo como a las demás personas. 
  • Piensa en esto: El carácter fuerte es poder dominarse a sí mismo, eso sí requiere de mucho carácter.


Esto es aplicable a muchísimas situaciones de nuestra vida, prácticamente todo el tiempo estamos tomando decisiones de cuándo, cómo y por qué decir las cosas, así que debemos estar atentos a nuestra asertividad.

También consideremos que somos responsables de lo que hayamos dicho... Somos amos de lo que callamos y esclavos de lo que decimos. 


Tu amiga, Liliana.

No hay comentarios.: